Eurofragance, una empresa modélica

Hace cosa de 5 días los alumnos de 2º de Bachillerato Humanístico-Social, mi compañero de revista Zack y yo, estuvimos en las diferentes instalaciones de la empresa Eurofragance, con el objetivo de descubrir los procesos productivos de las elaboraciones que se hacen tanto en la fábrica como en el laboratorio y las oficinas.

En cuanto a las instalaciones, estaban divididas en dos partes: las oficinas y el laboratorio situados en el Parque empresarial de Vallsolana en Sant Cugat del Vallès, y luego a 14’4 km de allí la fábrica situada en Rubí.

Exteriores de las oficinas, Parque Empresarial Vallsolana (Sant Cugat del Vallès)

Nuestro trayecto empezó en Mataró a las 8:30 de la mañana y llegamos a Sant Cugat del Vallès a las 9:50. Se trató de un viaje bastante tranquilo y lluvioso.

Una vez llegamos al parque, nos desperezamos del pesado trayecto y partimos rumbo a las oficinas. Se trataba de un parque empresarial muy bien cuidado y con unas instalaciones bastante modernas y limpias.

Al entrar al mostrador, nos recibieron dos personas muy importantes de la empresa: La directora general de la firma y el director del departamento de recursos humanos.

Con una gran sonrisa, nos dirigieron a la sala de actos de aquel espacio, y nos explicaron a través de una presentación cosas básicas e importantes como cuál es su público mayoritario, su estudio de la competencia, su equipo propio de olfateadores profesionales, la distribución de sus departamentos dentro de las oficinas, el mercado para el cual están enfocados (que si perfumería, lavandería, productos de higiene personal, etc.) y muchas cosas más.

Una vez informados, nos tomamos un pequeño descanso de 20 minutos para desayunar y luego volver de nuevo a la misma sala para participar en un pequeño juego organizado por nuestros anfitriones, el cual consistía en descubrir qué tipo de marca pertenecía a una determinada fragancia creada por la misma casa.

Lounge donde comimos

Nos dieron a oler cuatro aromas que fueron:

1.- Olor que tiende a encontrarse en shampús (cómo TRESemmé, Head&Shoulders o Garnier)

2.- Ambientador de tiendas Inditex (Como Stradivarius, Zara o Pull&Bear)

3.- Perfume Oriental (el cual tenía un olor parecido al incienso)

Laboratorios de Eurofragance

4.- Limpiador Azul (como el de Bosque Verde o el de Don Limpio)

A partir de allí, pasamos a la segunda parte de la excursión que era visitar el laboratorio situado debajo de las oficinas. Dimos un recorrido bastante dinámico pasando por cada uno de los rincones los cuales tenían diferentes máquinas cada uno, además de cruzar por el pasillo de los habitáculos que consiste en la simulación de sitios de nuestra casa como el baño, la lavandería o una habitación, hechos expresamente con la función de poder estudiar cuanto tiempo dura una fragancia dentro de cada una de las habitaciones. La verdad, bastante curioso e interesante.

Finalmente, pasamos a la tercera y última parte de la salida, que se trataba de visitar la fábrica de las materias primas. Salimos una vez más de las oficinas, para así coger por penúltima vez el autobús, que nos llevaría a Rubí.

Al llegar, la lluvia se intensificó un poquito más, pero eso no evitó que disfrutáramos de la visita.

Una vez llegados allí, nos dieron paso a una visita guiada de la fábrica. Recorrimos por cada uno de los pasillos de aquel lugar con olor, ya no fuerte, si no que directamente penetrante, cosa que “estropeó” la comodidad de la visita, pero no la esencia abrumadora del sitio.

Durante el recorrido, nos contaron la función de cada uno de los pasillos de aquel laberinto incesable. También nos explicaron la historia del crecimiento de la factoría a medida que fueron mejorando como marca. Cabe destacar que no se limitaron a explicar solamente la historia del edificio, si no que además,nos relataron la evolución de la maquinaria.

Interior de la fábrica. (Rubí)

Otra cosa que a mi parecer estuvo muy bien, fue la explicación a tiempo real de los procesos de producción de la mezcla. Es decir, por ejemplo, si nos explicaban el proceso de agregar los ingredientes a la combinación de la fragancia, allí estábamos nosotros, en el lugar donde se hacía la acción.

Rociados de conocimiento, salimos del lugar para marcharnos en el último viaje del autobús, para tomar rumbo de vuelta a Mataró. Un viaje algo embalsamado, pues absolutamente todos olíamos a detergente de lavandería, con una pizca de talco para pies y con notas de perfume oriental. ¿Curioso, no es verdad? En fin…

En conclusión, salimos de aquella fábrica perfumados (literal y metafóricamente) de sabiduría sobre fragancias, trabajo duro y una (casi) pulmonía, complementada además de esos olores impregnados que no te los quitas de encima ni pasados 3 días. Y allí no acaba la cosa, todavía estoy esperando la factura de la desintoxicación que recibió mi organismo… Pero bueno, eso ya es otro tema…

La salida fue una experiencia enriquecida de conocimiento e interés, que estuvo realmente trabajada y completa.

Sencillamente, genial.

Tags: ,

Comments are closed.