Crítica teatral: Luces de Bohemia

El pasado lunes, los alumnos de 1º de Bachillerato fueron a ver la obra “Luces de Bohemia”, en el Foment Mataroní.

Esta obra de Valle-Inclán, publicada aproximadamente en 1920, es una de las más importantes de la época que ha pervivido en nuestras mentes hasta nuestros tiempos.

Valle-Inclán, autor de luces de bohemia.

“Luces de Bohemia” es un esperpento trágico sobre la vida literaria de la sociedad española.

Su principal protagonista, Max Estrella, es un poeta frustrado que se ha quedado ciego y que, con la ayuda de su acompañante Don Latino, van una mañana a reclamar más dinero por la novela que ha vendido Don Latino.

Primera edición de la novela

Cabe destacar el personaje de Don Latino, ya que durante toda la obra se intentará aprovechar de la generosidad de Max.

Volviendo a la trama, cuando no logran mejorar el precio de la novela vendida, deciden irse a una taberna a emborracharse y, horas más tarde y a causa de la embriaguez, Max terminará un día en la cárcel por armar escándalo junto a otros jóvenes revolucionarios.

Cuando Max consigue salir de la cárcel ( y ya camino a su casa) tiene una visión de la muerte y la mañana siguiente lo encuentran muerto. Su nujer e hija, al ver esto, se suicidan, concluyendo así la obra.

En general, la obra no agradó lo suficiente. Muchos piensan que los actores no representaron bien algunos papeles o, simplemente, la obra era aburrida. No obstante, estoy segura de que todos coinciden en la originalidad de la obra y la fuerte crítica a la sociedad madrileña que esta transmite.

Tags:

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Comments are closed.